jueves, 18 de febrero de 2010

Falling

Hace dos días me desperté y lo supe, no quise aceptarlo, no quise decirlo, pero ahora es inevitable, no se qué hacer, qué pasaría si me equivoco, hay pruebas que lo haré una y otra vez, solo que esta vez la caída va a ser grande y me dolerá.

Una vez más vuelvo a sentir esta bruma de sentimientos, grandes e inexplicables, pensé que pude controlarlos, hasta intenté poner una fecha, pero mi cabeza esta volando en mil pedazos por todo el cuarto y cada parte de mi cuerpo no sabe qué hacer al respecto. He intentado cosas nuevas, cosas que las había pensado pero simplemente yo no soy así y es por eso que las había guardado. Pero ahora todo está en desorden, todo lo que hago es nuevo y eso me gusta pero creo que estoy dejando de ser yo, o tal vez es natural que sufra éste cambio. Aún estoy así, totalmente loco, sin cabeza, siento que todo se perderá pronto, pero de alguna forma no me preocupo, de todas maneras mi cabeza dejo de ser mía hace tiempo, ahora pertenece a otra persona que me obliga de la forma más hermosa actuar como nunca, es hermoso, divertido y extraño. De alguna forma estaba esperando que me pase esto, pero no sabía que podía llegar tan pronto, no tenía idea que fuera de esta manera tan repentina, no pude evitar sentir miedo.

sábado, 13 de febrero de 2010

Domingo 14

La vida esta llena de cosas inolvidables. Lo peor de todo es que nosotros solo podemos limitarnos a recordarlas. No podemos volver a vivirlas. Las recordamos con amor. Extrañamos esas pequeñas cosas como un beso un abrazo, una palabra o un beso. Pero nuestra mision en el mundo es buscarlas una y otra vez, volverlas a vivir, hasta encontrar a esa persona que será todos los momentos felices necesarios para poder morir ahi mismo. Pero no podemos pasar nuestra vida pensando en su llegada, cada perona especial que tendremos en la vida debe ser la unica que tendremos siempre. Debemos quererlos como si no fueran a existir otras, aunque sea mentira, debemos mentirnos para encontrar el verdadero amor, debemos dar todo en todo momento para poder perder todo, siempre, hasta que finalmente podremos ganar la verdadera felicidad, resultado de un amor verdadero.