miércoles, 29 de septiembre de 2010

Algo Inesperado

Ciertas cosas me han sucedido y me han sorprendido mucho. Además de los 1000 conciertos que se vienen para noviembre, me sorprendió una llamada el fin de semana pasado.

Esta llamada vino justo un día después de pensar en la misma persona que me llamó, estaba caminando por ciertas calles que había caminado algún día en el pasado y pensé en esa persona. Me di cuenta cuánto nos habíamos distanciado.Comencé a pensar también en las cosas que había hecho para llenar ese vacío. Al final llegué a la conclusión que una amistad como esa era demasiado difícil para reemplazarla o para encontrar otra similar. En el iPod sonaba Dakota y de alguna manera me acordé de esos momentos donde escuchaba esta canción y me ponía aún más melancólico que ahora. En fin, dije: si las cosas terminaron de esa manera, tal vez algún día podamos volver a vernos y decirnos cuan arrepentidos estamos de habernos distanciado de esa manera. No fue necesario tanto tiempo como pensaba.

Al día siguiente recibí esta llamada y me vino una sensación de tranquilidad. Mi mejor amiga a vuelto.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Sueño

Hoy desperté con una sensación extraña, sentía nostalgia. Había soñado con una persona que no veía ni pensaba en ella hace mucho tiempo.

Desperté con muchos recuerdos en mi cabeza, muchas sensaciones que no había sentido hace tiempo. Me gustaba sentirla cerca, me gustaba cuando salíamos, cuando la miraba en medio de la oscuridad con mis ojos cansados por la noche y el alcohol.

Recuerdo esa vez cuando me atreví a besarla, fue rápido, fue un secreto, pero hasta ahora no olvido cada segundo.

Nunca pensé en aceptar que me moría por ella, ella nunca lo insinuo. Me he puesto a pensar por qué no me atreví a decirselo, talvez la historia hubiera sido diferente, aún así, me conformo con lo que fue de nosotros.

Me di cuenta que a cada persona la he querido de diferente manera.
Ahora quedan los recuerdos.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Stand by

Hay veces en que encuentro el camino para salir del lugar en el que me encuentro. Un camino que anhelo con todas mis fuerzas. Creo que cada vez se hace más claro, aunque mientras más me acerco, el camino ha empezado a dividirse, no se para donde ir. Cada vez que llego a algo retrocedo por miedo. Por miedo a fallar.
No se qué pensar con las cosas que se vienen, ni que hacer respecto a las decisiones tomadas, a veces recaigo, pero se ha vuelto parte de la rutina. No me estoy muriendo, simplemente me electrocuto de vez en cuando. Me paralizo un momento, miro alrededor y busco una respuesta, otro camino. Me gusta lo que veo, me gusta pensar qué sería caminar por ahí, pero aún ahí siento el miedo.

Malos recuerdos se mezclan con los buenos. Me voy dando cuenta que cada vez olvido más.