lunes, 27 de junio de 2011

Sobre la Política en Mí (1)

Me han venido, repentinamente, las ganas de escribir. Hay algo que me inquieta mucho en mi generación (o tal vez he cometido el pecado de generalizar), siento que hay una falta de entusiasmo político en todos nosotros. Unos pueden decir que es porque la política en el país ha sido (y dicen que lo seguirá siendo) una vergüenza. Pero ESA es la misma razón por la que yo quiero dedicarme a la política, para cambiear esa realidad, me sorprende que no sea el motivo de muchos más. Mi razón es el bien de todos mis compatriotas, el bien de mis hermanos peruanos aquí y en Puno. Si es que existiera otra razon VALIDA para dedicarse a la política NO ES MÍA, esta es la que defiendo y desarrollaré a lo largo de mi vida

Después de (verdaderamente) estudiar la historia del Perú, me he dado cuenta de la gran falta de un presidente que quiera el bien común de todos los peruanos. OJO, digo "Presidente". Hasta ahora, el único que dió un golpe al todopoderoso dinero y alzó la mano al marginado ha sido Velasco, vale resaltar, el dictador. No hay duda que la reforma agraria fue muy mal planificada, fue demasiado radical y muy perjudicial para un lado de la poiblación (el cuál no era el grueso del Perú). Sin embargo, era un golpe que el Perú necesitaba. No me siento preparado para hablar del tema aún, esperen una semana.

lunes, 13 de junio de 2011

Título AQUÍ


Siento que cada vez escribo menos, cada vez escribo peor o simplemente me olvido de escribir.

Trato de buscarle sentido a mi blog pero ahora ya no tiene un rumbo definido. He tratado de cambiar tendencias pero fue inútil. Estoy empezando a dudar de mi capacidad para escribir, siento que ya no la tengo, tal vez nunca la tuve. Me gustaría ahora escribir historias. Pero no me viene nada a la cabeza.

Cuando me sentía mal escribía sobre eso. Cuando me sorprendía escribía sobre eso. Cuando quería opinar escribía. Ahora cada vez escribo menos. Veo mis primeras entradas y muchas de ellas son rayos de luz que pasaron por mi mente y se plasmaron en el teclado. Ahora pienso antes de escribir y aunque he tratado de darle una misión no he podido. Lo que me da más pena es que ahora, una de las cosas que más disfruto en la vida, se me está olvidando y así como en un abrir y cerrar de ojos dejé de jugar con mis muñecos, siento que muy pronto no podré escribir más.

Ya no veo el sentido de escribir esta entrada.

domingo, 5 de junio de 2011

De Noche

La noche era oscura. Ella no podía ver con claridad, caminaba y caminaba sin tener un destino. Caminaba mientras la tierra bajo sus pies temblaba, se sentía molesta pero a la vez libre. Libertad era lo menos que ella se imaginaba. De repente, descubrió lo que deseaba, lo pensó durante un momento. Esperó a que el celular vibrara en el pantalón y sea él. No sucedió.

Siguió su camino entre la niebla densa y perversa que engaña a cualquier ciego y confunde a las personas. Caminó para olvidar su vida, caminó para encontrar paz. Llegó a un malecón. Se acercó y dio un vistazo al mar, a sus olas, respiro profundamente. Que hermosa nariz tenía, que bello rostro tenía y era evidente que a través de esos ojos se podía ver el infinito. Ella sonríe y mira hacia atrás como si él estuviera mirándola.

Estaba parada, el reloj se detuvo un momento. El viento pasó por su gran figura, su hermoso cabello negro y su piel suave y blanca como el algodón. Con tan solo mirarla cualquiera caería rendido sin aliento.

El mundo se detuvo y ella cayó.