martes, 13 de septiembre de 2011

Sobre el Sueño

Veo el horizonte mientras tu miras arriba
Veo tus manos mientras tu miras el sol
Te hablo de mi vida y tu ríes de la tuya
La suerte nos sentó
Y ahora estamos soñando

El gras crece alto como puede
y nosotros lo vemos juntos
Las historias se vuelven realidad
pero no lo podemos creer.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Sunday Morning

On sunday morning normalmente escribia cosas tranquilas, que me relajaban, que se me ocurria mientras veia el resplandor del sol cuando tocaba Sunday Morning de Velvet Underground. Ahora ya estan dando Resurrection Sunday, el sol va y viene y no tengo ganas de escribir algo relajante. No puedo escribir sobre las cosas que me han pasado, pero trataré de descargarme de otra manera.

El tema de las decisiones ha estado presente en mí durante todo el año. Me intriga todo lo que podemos hacer con nuestras decisiones. Hay cosas que vendrán en el largo plazo, que no nos gustarán y que veremos nuestras decisiones como las peores. Pero me pongo a pensar si mirar hacia atrás es malo. Lo es. Te consume.

Ahora es momento de mirar hacia adelante, tomar otras decisiones, luchar por lo que queremos, luchar por quién queremos, luchar por nuestras ideas, por el futuro lleno de incertidumbre que muchas veces lo vemos cerca y hermoso pero que de repente te lo pueden arrebatar con una noticia un domingo por la mañana.

Tantas historias en mi cabeza y todavía no se cumple una.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Nunca había expresado de esta manera mis sentimientos. Creo que el canal no fue el adecuado pero siento los pies tan helados como los sentiría si estuviera escuchando estas palabras. No pensaba decirlo de esta manera, tan directo, tan seco, tan frío. Pero bueno, cada vez que pasa lo que pasa, pasa de manera diferente.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

No Veo

La imagen que no dejo de imaginarme
el rostro que no dejo de pensar
la voz que no dejo de escuchar
se dejan esperar.

No veo, no escucho, no espero
El frío hace que hable pero
No veo, no escucho y lo extraño
la voz, los ojos y el pelo
que por minutos los percibo
pero mi mente no quiere menos.